Máxima Comprensión, Cero Tolerancia:
 

En nuestro quehacer educativo y formativo hay aspectos en los que no podemos actuar solos. Temas que tienen que ver con alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, matoneo, requieren, no solo del entendimiento de todos los miembros de la comunidad educativa ( Directivos, Profesores, Padres, estudiantes, amigos ), sino de su ayuda decidida y consciente para lograr, para el bien de todos, MAXIMA COMPRENSION, CERO TOLERANCIA.

Nuestro punto de partida es la convicción de que todo ser humano está revestido, por naturaleza, de altísima dignidad, independientemente de su estado, de sus condiciones, de sus circunstancias, de sus errores y aciertos.

Otro criterios iluminan, a la vez, el quehacer formativo del Instituto Copesal: el reconocer que todos los seres humanos somos perfectibles y resilientes; que no obstante, prima el interés común sobre el particular. De estos criterios se desprende, en el Colegio, nuestra convicción de MAXIMA COMPRENSION y ayuda para todos nuestros estudiantes, cualquiera que sean las circunstancias que están viviendo, pero también la urgente necesidad de aplicar CERO TOLERANCIA.   
MAXIMA COMPRENSION

Ser perfectible significa que todos los seres humanos podemos y tenemos derecho a buscar la perfección a partir de nuestras imperfecciones.

Ser resiliente significa que todos los seres humanos tenemos la capacidad de sobreponernos a situaciones adversas, de resucitar, de levantarnos de los más profundos fondos a donde hemos caído, de buscar y encontrar la luz a partir de las más oscuras y penosas realidades de nuestra vida.

Perfectibilidad y capacidad resiliente pueden ser posibles precisamente en entornos educativos y formativos adecuados, siempre y cuando la voluntad de las personas que lo integran, se dirijan consciente, comprensiva, decidida y responsablemente al ejercicio de estas capacidades.

MAXIMA COMPRENSION y disposición de entendimiento y ayuda pues, de parte de Directivos y profesores del Instituto Copesal, hacia aquellos estudiantes en situación de vulnerabilidad en aspectos tales como tabaquismo, alcohol, drogas y matoneo. Máxima comprensión y disposición de ayuda para aquellos estudiantes que deseen salir cuanto antes de estas situaciones.

Nuestra comprensión nace del convencimiento de que aquellos estudiantes en estado de vulnerabilidad en los aspectos que hemos mencionado, no son delincuentes, sino personas en dificultades que necesitan ayuda. Nos alienta a todos la esperanza de que nuestra comprensión y ayuda, en armonía con su voluntad, pueda producir el milagro de transformación y liberación en sus vidas.

CERO TOLERANCIA

Máxima comprensión no puede confundirse, sin embargo, con alcahuetería y permisividad. Esto haría un mal y no un bien a nuestros estudiantes.

Para Directivos y profesores del Colegio es claro el criterio que establece la supremacía del interés común sobre el interés particular y del derecho que tienen todos nuestros estudiantes de vivir en un ambiente libre de alcohol, de drogas, de Tabaco y de matoneo. En esto, entiéndase bien, nuestro objetivo es CERO TOLERANCIA.

CERO TOLERANCIA significa que independientemente del grado de ansiedad, dependencia o compulsividad que afecte la conducta de alguno de nuestros estudiantes, a ellos no les esta permitido, por ningún motivo, ni fumar, ni consumir alcohol, ni usar drogas psicoactivas, ni traficar, ni matonear a nadie, en el Colegio o fuera de éste, mientras estén portando el uniforme. Esto no significa que si lo hacen sin portar el uniforme esté bien, sino que el ámbito de nuestra responsabilidad relativa y sus consecuencias, va hasta cuando el estudiante esté portando el uniforme, por el hecho de que su comportamiento, con el uniforme, extiende el campo de influencia del entorno formativo del Colegio y afecta, quiérase o no, positiva o negativamente, la imagen de la institución.



CONCLUSION

Nuestra política de MAXIMA COMPRENSION, CERO TOLERANCIA, necesita, para su realización, del pleno entendimiento de todos los miembros de nuestra comunidad educativa : Directivos, Profesores, Estudiantes, Padres y / o Acudientes.

Es muy importante entender que el Colegio no es una clínica, ni un lugar especializado en tratamiento de la drogadicción, el alcoholismo, el tabaquismo, ni un juzgado de menores para determinar el grado de responsabilidad, ante la ley, de una conducta de matoneo. No es tampoco un centro de rehabilitación que cuente con los recursos para una labor especializada en cada campo.

Nuestra labor se circunscribe a la formación de los estudiantes, en forma integral, en procura de su transformación cualitativa como seres humanos.

Nos corresponde, si, la delicada labor de agotar todo nuestro esfuerzo para comprender y ayudar a aquellos estudiantes que a su vez se esfuerzan y luchan para superar las circunstancias adversas por las que estan pasando. 

Estamos convencidos de que entre todos, podremos lograr el ambiente mas sano y seguro para nuestros hijos.


GRACIAS A TODOS POR SU ENTENDIMIENTO AYUDA Y COMPRENSION.