Un orgullo para la comunidad...






Una de las recompensas mas grande para un educador es el saber que las semillas de curiosidad por el conocimiento que se siembran en un estudiante dan frutos a lo largo del tiempo. Cada uno de estos estudiantes al igual que sus compañeros y padres son una pequeña y grandiosa muestra de capacidad y entrega. Les deseamos a todos los niños y jóvenes lo mejor y los invitamos para que la aventura del conocimiento no se detenga en sus vidas. Deseamos que todos miren estos logros como un primer paso en el maravilloso y amplio mundo de la Sabiduría, el Amor y la Libertad.