Cero Tolerancia

Máxima Comprensión, Cero Tolerancia

En nuestro quehacer educativo y formativo hay aspectos en los que no podemos actuar solos. Temas que tienen que ver con alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, matoneo, requieren, no solo del entendimiento de todos los miembros de la comunidad educativa ( Directivos, Profesores, Padres, estudiantes, amigos ), sino de su ayuda decidida y consciente para lograr, para el bien de todos, MAXIMA COMPRENSION, CERO TOLERANCIA.

MAXIMA COMPRENSION

Nuestra comprensión nace del convencimiento de que aquellos estudiantes en situación de vulnerabilidad en aspectos tales como tabaquismo, alcohol, drogas y matoneo, no son delincuentes, sino personas en dificultades que necesitan ayuda. Nos alienta a todos la esperanza de que nuestra comprensión y ayuda, en armonía con su voluntad, pueda producir el milagro de transformación y liberación en sus vidas.

CERO TOLERANCIA

Independientemente del grado de ansiedad, dependencia o compulsividad que afecte la conducta de alguno de nuestros estudiantes, a ellos no les esta permitido, por ningún motivo, ni fumar, ni consumir alcohol, ni usar drogas psicoactivas, ni traficar, ni matonear a nadie, en el Colegio o fuera de éste y mucho menos mientras estén portando el uniforme. Esto no significa que si lo hacen sin portar el uniforme esté bien, sino que el ámbito de nuestra responsabilidad relativa y sus consecuencias va hasta cuando el estudiante esté portando el uniforme, por el hecho de que su comportamiento, con el uniforme, extiende el campo de influencia del entorno formativo del Colegio y afecta, quiérase o no, positiva o negativamente, la imagen de la institución.

EN CONCLUSION

Es muy importante entender que el Colegio no es una clínica, un centro de rehabilitación, ni un lugar especializado para el tratamiento de drogadicción, alcoholismo, tabaquismo, ni un juzgado de menores. Nuestra labor se circunscribe a la formación de los estudiantes en forma integral y en procura de su transformación cualitativa como seres humanos.